En esencia todos los sistemas de climatización se caracterizan por ser máquinas que transportan la energía en forma de calor de un lado a otro. En consecuencia son capaces de modificar la temperatura de ciertas zonas, trasladando esa temperatura a un fluido que puede ser agua o aire (por simplificar), y conseguir las condiciones de confort adecuadas a cada aplicación. Para conseguir estas características descritas en todas las épocas del año, lo mas completo y a la vez revolucionario en la bomba de calor, ya sea con sistemas Splits, Centralizado o con Controles Avanzados.


POR SPLIT

Se trata de la instalación de Aire Acondicionado más sencilla y más extendida últimamente a nivel doméstico, y suele ser el primer paso hacia una forma de climatizar mas avanzada y profesional.

Tiene la ventaja de que se instala muy rápido, casi en cualquier sitio gracias a la diversidad de formas (aunque con rango de potencias reducido), y tienen un nivel de tecnología alto.

Lo último en este tipo de máquinas son las llamadas "inverter", que reducen el consumo al mínimo necesario para cada momento.

Son aplicables a pequeñas instalaciones como salones o dormitorios de viviendas.

CENTRALIZADOS

Es una instalación más compleja y profesional puesto que requiere:

Un proyecto inicial mas estudiado.
La intervención de personal mas cualificado.
Mayor control y dirección.

Normalmente estas instalaciones se aplican a locales, oficinas, naves... y recientemente a pisos y chalet incluso desde su fase de construcción, desbancando cada vez mas al sistema split. A grandes rasgos, dentro de las instalaciones centralizadas, se pueden distinguir las siguientes en función del fluido que utilizan para el transporte del calor:

AIRE-AIRE, POR CONDUCTOS

Son instalaciones en las que partiendo de una o varias máquinas mas o menos ocultas y alejadas, se distribuye el aire climatizado a través de conductos a las zonas a tratar, para retornar después a la misma máquina y repetir el proceso.



AIRE-AGUA ("ENFRIADORAS")

En este caso las máquinas, también alejadas, enfrían o calientan primeramente una cantidad de agua, que después se distribuye mediante tuberías a las unidades terminales (o fancoils) que transportan ese frio o calor al aire.



VOLUMEN DE REFRIGERANTE VARIABLE

Son sistemas similares a los anteriores en cuanto que existe una unidad remota, una red de tuberías y unas unidades terminales. Pero se diferencian en que por las tuberías hacia las unidades terminales no discurre agua sino gas refrigerante. Son instalaciones altamente complejas, de bajo consumo, última tecnología y lo mas avanzado en climatización aplicada a chalets, edificios etc. con el mínimo consumo.

DE CONTROL AVANZADO

Se trata de instalaciones (normalmente centralizadas) a las que se añade algún elemento o control para:

Mejorar los niveles de confort.
Controlar con mas precisión.
Ahorrar energía.

Dentro de las instalaciones de control avanzado distinguimos tres.

CONTROL POR ZONAS:

Con un sistema centralizado, por ejemplo una máquina de conductos para toda una casa, podemos conseguir diferenciar la temperatura por habitaciones añadiéndole una compuerta a cada zona que abra o cierre en función de la temperatura demandada. De esta forma ganamos en confort, ya que tenemos la temperatura deseada en cada zona, ahorramos electricidad al evitar calentar o enfriar innecesariamente, e incluso se podría instalar una máquina más pequeña funcionando igual la instalación.

CONTROL DE HUMEDAD:

En algunas instalaciones especiales es necesario un control muy preciso, no solo de la temperatura sino también de la humedad. Para ello, partiendo normalmente de un sistema centralizado, se añaden uno o varios aparatos capaces de aportar o restar humedad (vapor de agua en el aire), para mantener esta en un valor constante y determinado, independientemente de las condiciones exteriores o interiores. Este control avanzado es muy normal por ejemplo en salas de ordenadores, almacenes de cuadros, laboratorios farmacéuticos, quirófanos, etc..



RECUPERACIÓN DE ENERGÍA:

En la mayoría de los locales, y para mantener un nivel saludable en la calidad del aire interior, se extrae parte del mismo para aportar la misma cantidad en aire limpio. En este proceso de extracción se pierde energía (calor o frío) al exterior, y para recuperar parte de ella se colocan los llamados "recuperadores de entalpía". Con esto se consigue un ahorro de energía bastante considerable. Esto es normal y obligatorio para un caudal de extracción superior a 3 m3/s si es durante mas de 1.000 h de funcionamiento al año (según la norma RITE 02.4.7.).

 

Sistemas de climatización

Sistemas de climatización

Sistemas de climatización

Sistemas de climatización

Sistemas de climatización

Sistemas de climatización

 

Solicitamos su permiso para usar cookies. Si continúa navegando acepta su uso. OK